Poesía a la VIRGEN DE LOS REYES

…a ti mi Reina, Madre, Patrona y Señora de Sevilla.

¡Las farolas de Sevilla
todas quieren alumbrar,
que la Virgen de los Reyes
va a salir a pasear…!

¡No importa la madrugada
ni importa la claridad!
¡Para el alma que está ardiendo
su luz es su eternidad!

…¡Qué procesión de farolas
sube, vienen, llegan, van…
son como estrellas perdidas
en candelabros de paz!

…La noche se ha vuelto día;
el día reluce más;
la Virgen, con tantas luces
luce más bella y real!

…Las farolas de Sevilla
todas quieren alumbrar…

…¡Alma mía; hazte cristales
e ilumínate en un haz,
que el cielo y la tierra, juntos,
se vuelven hoguera ya,
que la Virgen de los Reyes
va a salir a pasear…!

AGOSTO SEVILLANO CON LA VIRGEN DE LOS REYES


El próximo 15 de agosto, festividad de la Asunción, Sevilla revivirá otra cita de los fieles con su patrona, la Virgen de los Reyes. El acontecimiento, que nos emplaza a las ocho de la mañana de esa jornada frente a la Puerta de los Palos de la Catedral, viene precedido de una tradición religiosa y cultural que polariza parte de la actualidad en clave diocesana desde finales de julio.
El Ateneo de Sevilla acogió el pasado 18 de julio el acto de presentación del cartel del Día de la Virgen, que este año ha sido encargado al pintor Juan Miguel Martín. Y pocos días antes se conoció que la patrona lucirá en la procesión el manto blanco de castillos y leones que donó en 1884 la reina Isabel II.
Programación religiosa
La programación religiosa que organizan el Cabildo Catedral y la Asociación de fieles de Nuestra Señora de los Reyes y San Fernando se inicia el 4 de agosto, con el primero de los besamanos a la Virgen, en la Capilla Real de seis de la tarde a diez de la noche. Al día siguiente, el horario será de nueve de la mañana a dos de la tarde. El segundo besamanos, esta vez en la Parroquia del Sagrario, será los días 20 y 21 de agosto, con los mismos horarios.
Del 6 al 14 de agosto se desarrollará a partir de las ocho de la tarde la tradicional novena a la patrona, presidida por el Arzobispo y este año con la predicación a cargo de Francisco de Borja Medina, rector de la basílica de Ntro. Padre Jesús del Gran Poder (la de las ocho de la mañana será oficiada por el canónigo y capellán real Francisco J. Ortiz). Una de las colectas de esta novena se dedicará al sostenimiento de la Casa Sacerdotal Santa Clara.
La mañana del 15 de agosto la Catedral anticipará su apertura para las misas que se celebrarán a las cinco y media, seis y seis y media de la mañana. No en vano, son numerosos los grupos de fieles que llegan ese día bien temprano al templo metropolitano procedentes de diversas localidades de la Archidiócesis. A las siete y media comenzará a formarse la procesión, y a su término se celebrará la Eucaristía con motivo de esta solemnidad. Desde la Asociación de fieles se recuerda que la edad mínima para participar en la procesión son los 16 años.
La octava a la Virgen de los Reyes se celebrará en la iglesia parroquial del Sagrario, entre los días 16 y 21, a las ocho y media de la mañana. Los actos concluirán el 22 de agosto con la apertura de la urna de san Fernando.

SEGUIDORES DE MURILLO CORNELIO SCHUT

Discípulo de su tío, el pintor flamenco del mismo nombre (1597-1655), vino joven a España con su padre, ingeniero militar, y se estableció en Sevilla, donde contrajo matrimonio. Fue uno de los fundadores de la Academia sevillana en que tanto empeño puso Murillo, y fue presidente de ella en 1670 y 1674. Su estilo, muy flamenco en su comienzo, fue aproximándose al de Murillo en tal manera que muchas obras suyas, y en especial los dibujos, han pasado por ser obra del pintor sevillano, como ya en el siglo XVIII advertía Ceán Bermúdez (Pérez Sánchez, A. E.: Catálogo de dibujos, I. Dibujos españoles. Siglos XV-XVII, Museo del Prado, 1972, p. 131

SAN LEANDRO LANZA UN NUEVO SOS

Las monjas del convento de San Leandro vuelven a lanzar un angustioso SOS. Las religiosas agustinas se han encontrado con una desagradable sorpresa durante las tareas que están acometiendo para consolidar las cubiertas de la entrada al cenobio por el compás que da a San Ildefonso. Al iniciar estos trabajos se han encontrado con una estructura a punto de derrumbarse, y que ha necesitado el refuerzo de la cimentación, una intervención no prevista que ha duplicado el presupuesto inicial de 107.000 euros. La abadesa, sor Natividad Rodríguez, ha enviado una carta a particulares, entidades y hermandades en la que explica la complicada situación a la que se enfrentan y solicitan ayuda para sacar adelante este proyecto que, como avanzó este periódico, culminaría en la construcción de una hospedería monacal.
“La casa estaba para derrumbarse. El presupuesto se ha duplicado y el dinero que teníamos ya se ha terminado. Sólo se ha podido hacer uno de los tejados y faltan otros dos: los que dan a Caballerizas y a San Ildefonso”, explicó a este periódico la abadesa, sor Natividad. La religiosa se mostró bastante preocupada ante una nueva vicisitud que pone en jaque, una vez más, la supervivencia de esta comunidad de 18 religiosas.

PUBLICIDAD

LA PARROQUIA DEL SAGRARIO CELEBRA EL 400 ANIVERSARIO DEL INICIO DE SU CONSTRUCCIÓN

El 23 de junio de 1618 se colocó solemnemente la primera piedra de la futura Iglesia del Sagrario en el ala oeste del Patio de los Naranjos, según atestiguan las trazas del entonces Maestro Mayor de la Catedral de Sevilla, Miguel de Zumárraga, el cual dirigió las obras hasta su muerte.
La piedra fundacional fue llevada procesionalmente al lugar donde había de levantarse el Altar Mayor. Sobre cada una de las cuatro caras había sido cincelada una cruz y se grabaron diversos versículos bíblicos alusivos a la piedra como signo divino de permanencia y sagrado fundamento del templo. A la vez, medallones de plata y bronce de las jerarquías reinantes, un juego de monedas de la fecha y una plancha de plomo con larga dedicatoria latina completaban la precisa información sobre el acontecimiento legada al futuro. Traducida dicha inscripción declaraba lo siguiente:
“Dedicada al Sacramento de la Sacrosanta Eucaristía, en el año 1618 ocupando la silla de San Pedro, Príncipe de los Apóstoles y de la católica Iglesia, primera y angular piedra, el Smo. Señor nuestro Paulo V, y siendo Rey de las Españas el poderosísimo y católico Felipe III y Arzobispo de esta Iglesia Metropolitana el Ilmo. Sr. D. Pedro Vaca de Castro, el Deán y Cabildo de la misma Iglesia, administradores de su fábrica, decretaron y cuidaron de edificar sagrario, asistiendo presentes, de los cuales Señores, el Ilmo. Arzobispo puso y colocó, según la costumbre sagrada y rito, esta piedra, en el día 23 de junio de dicho año”
(José Gestoso, Sevilla monumental, p. 577)

La Virgen de las Nieves, primera devoción mariana de Joaquín Romero Murube

En la trayectoria de Joaquín Romero Murube como escritor, articulista y gestor del patrimonio histórico y artístico sevillano, resultó fundamental haber nacido en Los Palacios y Villafranca, porque la sabiduría popular del medio rural le proporcionó una vivencia singular. En ella, conoció de cerca el fervor a la Santísima Virgen de las Nieves, de cuya imagen fue camarera su madre, doña Nieves Murube. En los primeros sesgos literarios que compuso, y artículos periodísticos que publicó en la década de 1920, Romero Murube demuestra profesarle ya un importante amor a la titular del templo parroquial, donde había sido bautizado con el nombre de Joaquín María de la Blanca, el año 1904, en homenaje a la primera devoción mariana de su familia.

SEGUIDORES DE MURILLO Francisco Meneses Osorio

La manera de pintar del artista sevillano Murillo dejó un importante y numeroso grupo de discípulos que, bajo las directrices estéticas del pintor, plasmaron su obra. La causa fundamental fue el éxito generalizado del arte de Murillo, cuya clientela se extiende hasta rebasar el setecientos con temas de iconografía religiosa.
En orden de edad, destaca la figura de Francisco Meneses Osorio, considerado como el mejor heredero de la estética del pintor, desde que se le escogiera en 1682 para continuar las pinturas del retablo de los Capuchinos de Cádiz. Sin embargo, algo de personal hay en su obra, que comenzó en la década de los sesenta coincidiendo con la fundación de la Academia, a la que perteneció entre 1660 y 1673.