Los más remotos testimonios de la pintura sevillana, son las imágenes de las vírgenes que recibían cultos en distintos templos de la ciudad. Todas ellas son del siglo XIV en su realización técnica. La segunda imagen medieval en importancia, que se conserva en nuestros días es la Virgen de Rocamador, fechable en la segunda mitad del siglo XIV y está en la Parroquia de San Lorenzo. Es una pintura mural que ocupa el testero sur del primitivo templo. Se construyó una capilla cerrada con muros y una reja obra de Pedro de Coronado y el ceramista Alonso de Valladares (1609).Se constituyó una Cofradía (con reglas de 1691) hoy integrada en la Hermandad Sacramental de la Soledad. La capilla se abrió y se decoró de pinturas murales (1718-1719) y su altar se renovó con un marco-retablo barroco (1750-1754).
#detallesartísticos NUEVO CONTENIDO
Lo que pasa desapercibido de nuestras #iglesias y #conventos.
ceisevilla.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *