8 DE MARZO DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA

MUJERES TRABAJADORAS Y CON CRITERIO PROPIO.
Justa y Rufina, nos situamos en tiempo de los romanos.
Eran dos hermanas trianeras procedentes de una modesta familia de cristianos clandestinos.
Al quedar huerfanas se dedicaron al oficio de la alfareria; como muchos de sus convecinos de entonces y de ahora, vivían de convertir el arcilloso suelo trianero en cerámica.
Cuenta la leyenda que estando ambas vendiendo sus productos en Sevilla pasó ante ellas la procesión de la diosa Salambona, que no era otra que la misma Venus en su actitud triste y llorosa por la muerte de su Adonis. (En Sevilla, Venus tuvo su templo donde está hoy la iglesia de Santa María Magdalena).
Las cofrades pidieron a las hermanas algún donativo para la diosa.
Éstas se negaron por considerar que la imagen que llevaban en andas estaba hecho del mismo barro que sus vasijas.
A consecuencia de la disputa, que degeneró en pelea, la diosa cayó al suelo rompiéndose en pedazos, dando razón a las alfareras, pero motivando su detención y posterior martirio.
Según la tradición, el venerable Obispo Sabino recogió los restos de ambas hermanas y les dió cristiana sepultura en el cementerio de los cristianos. Este cementerio estaba en el mismo sitio donde está hoy la iglesia de los PP. Capuchinos, en la llamada Ronda de Capuchinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *